Enfermeros del hospital de Concepción del Bermejo “Ramón Álvarez” hicieron público su reclamo principalmente por “la falta de médicos” y detallaron a Diario Chaco que la situación se agravó debido a que Raúl Adrián Maldonado, uno de los dos profesionales disponibles, fue electo intendente de la localidad y dejó de prestar servicios en el nosocomio.

 

“Esto es viejo pero ahora la situación que estamos viviendo es que el segundo  médico que teníamos se candidateó para intendente y ganó las elecciones y se fue. El lunes hizo su última guardia y se fue”, contó a este medio Antonio Barrientos, en representación de los enfermeros del hospital.

Explicó que con la ida de Maldonado, “queda una sola médica que es part time y ella se va regir por todas las leyes laborales que la amparan y va trabajar mediodía nomás. Es decir, va a trabajar hasta las 13:00 horas que hace su consultorio, de ahí en adelante, hasta el otro día a las 08:00, estaríamos sin médicos; solamente queda el personal de enfermería a cargo de la población de 18 mil habitantes”.

“Es una situación extrema la que estamos padeciendo”, denunció Barrientos y aseguró que ayer presentaron una nota en la Dirección de Zona Sanitaria de Sáenz Peña, que si bien ingresó deberá esperar la vuelta del director que está de licencia para darle curso”.

Si bien Barrientos destacó que “lo que importa es que la nota ingresó y recién el miércoles la leería el director y creo que el jueves o viernes estarían viajando a Resistencia”, sostuvo que “es mucho tiempo”. Y adelantó: “En este momento estamos haciendo una nota para que firme la población”.

“Nosotros no tenemos por qué meternos, somos empleados, pero dentro de esas 8 horas sin médicos puede caer mi hija, cualquier familiar mío. Estoy peleando por aquella gente que no tiene nada”, expresó.

Consultado sobre la cantidad de pacientes que se atienden por día en el nosocomio, Barrientos indicó que son alrededor de 100 personas por día que llegan sólo en el horario diurno.

En tanto, en cuanto a la situación de los enfermeros, manifestó: “Antes teníamos un horario de descanso, ahora ya no. Lunes, domingos, cumpleaños, fiestas de fin de año, todo es lo mismo para nosotros porque no hay otro centro de salud en la zona”.

Inclusive señaló que también reciben pacientes de localidades vecinas, de Río Muerto, Los Frentones y Pampa del Infierno. “Le estamos dando solución a mucha gente y ahora necesitamos que nos den una mano a nosotros”, pidió Barrientos a la espera de que “bajen las autoridades del Ministerio de Salud”.   

 

“Necesitamos con suma urgencia un médico, que venga a cubrir las guardias por lo menos hasta que se estabilice porque somos enfermeros no podemos medicar, no podemos prestar nuestros servicios sin tener autorización al médico”, resaltó.

TAMBIÉN MEDICAMENTOS

Por otra parte, Barrientos aseguró que al faltante de médicos se suma también la de medicamentos: “Esta situación se volvió más crítica en los últimos meses. Ayer también nos dijeron desde la Dirección de Zona que hasta marzo no hay compras de medicamentos”.

“Somos una población de 18 mil habitantes aproximadamente y nos mandaron 10 frasquitos de Ibuprofeno”, se lamentó e indicó que en la localidad “sólo hay dos farmacias privadas pero están abiertas solo hasta las 21:00, después en toda la noche no tenemos recursos”.

“Esto no es de ahora. Alguien se tiene que hacer responsable”, reclamó.