La defensa de uno de los imputados por el doble homicidio de Quitilipi advirtió hoy que “se perdió de la Mesa Penal el cuerpo N° 18” del expediente de la causa, que tiene 19 cuerpos.

 

Luego de que la Cámara Primera en lo Criminal de Sáenz Peña declare la nulidad de gran parte de la causa, la misma había vuelto a la Fiscalía N°3 a cargo del fiscal Marcelo Soto ya que los jueces advirtieron una serie de “irregularidades” en el mismo.

El abogado defensor del imputado Hugo Sosa, Carlos De Cesare, aseguró a Diario Chacoque esto ocurrió para “intentar de alguna manera subsanar los vicios que acarreaba la causa”.

“En función de ello se solicitó la libertad de mi cliente y es un trámite que está en curso. Ahora de manera sorpresiva se ha perdido el cuerpo N° 18 de la causa y es justamente donde está la resolución de la Cámara que nulificaba gran parte de la causa”, sostuvo el abogado.

De Cesare indicó que “no es una causa que siempre estuvo bajo una fuerte custodia por parte de la Fiscalía N°1, esto evidentemente es una responsabilidad exclusiva y excluyente de los funcionarios judiciales que tienen el deber legal de custodiar las actuaciones”.

“Espero que se esclarezca esta incidencia y que aparezca el cuerpo que falta para que se pueda seguir con el trámite normal de la causa, que de no ramal ya no tiene nada”, sostuvo.

Por otro lado dijo el abogado de Hugo Sosa uno de los detenidos por este doble homicidio que “esta pérdida nos trae una demora de una o dos semanas para ver si se encuentra el cuerpo o se reconstruye. Son constancias digitales totalmente reproducibles pero que implica por lo menos dos semanas de demora”.

“Este nuevo inconveniente en la causa le suma días a los detenidos y también le suma días a un estado de indefensión respecto a las víctimas de este delito que también están retrasados en su obtención de justicia”, señaló.

En ese sentido, reclamó: “Cuando estamos hablando de dos personas detenidas, Hugo Sosa detenido de manera totalmente injusta y respecto al otro imputado justo estaba en un proceso de evaluación de citas, ejerciendo su defensa material y que se había interrumpido por esta incidencia”.

De Cesare estimó que “en caso de determinarse la responsabilidad administrativa de los funcionarios les cabe una sanción disciplinaria y se tiene que ver si no se ha incurrido en la comisión de algún delito de acción pública como sería el incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

La causa está caratulada como “homicidio agravado por la concurrencia de dos o más personas” y tiene como víctimas a las jóvenes Fátima Florencio (18) y Magdali Romero (22) ocurrido en abril del 2018 en la localidad de Quitilipi.

Por el crimen tres personas se encuentran imputadas: Hugo Sosa, Josue Luna y José Tevez.