Por Daniel Lencina. Por sus aguas quietas en su apariencia, cálidas, transparentes. Y sus playas de arena blanda, bordeado en su recorrido por un paisaje agreste de lujuriante y exuberante vegetación, el Río Bermejito se constituye en un atractivo interesante y en tentación para todos aquellos apasionados en establecer un contacto íntimo y directo con la naturaleza.

Si no fuera por la naturaleza..

A principio de la década del 70, el cantante español, Nino Bravo, deslumbró y deleitó con el tema de José Luis Armenteros y Pablo Herrera: "América, América.."
Decía: "Cuando Dios hizo el Edén (también) pensó en América"

A veces no valoramos lo que tenemos. Cuando Humberto Carol, que ofició de chofer de Raphael desde el aeropuerto de Corrientes a Sáenz Peña, observó el gesto de asombro del cantante internacional, cuando contemplaba extasiado nuestros bosques repletos de árboles de voluminoso y sobredimensionado tamaño. Era comprensible, eso en Europa no existe ya.

El Chaco tiene sus encantos que nosotros no vemos, pero otros ven, y valoran.
El Danubio es el río que recorre más ciudades y países de Europa. Y, nuestro modesto Bermejito tiene la característica de trazar su recorrido en medio de una geografía selvática. Tiene su valor. Nosotros le damos su valor. Pero, lamentablemente, nuestras autoridades provinciales, no le asignan el mismo valor.

Es lógico, nuestros gobernantes, así como los dirigentes de la clase política, veranean en Brasil, en el Caribe y en otros centros turísticos de relevancia internacional: ¿Puede importarle, por ejemplo, si hay luz y agua en Villa Bermejito ?
Por supuesto que no.
En Cancún, en Isla Sint Maarten o en Bora Bora, esos problemas están superados.

Coqui Capitanich y Oscar Domingo Peppo, están hace más de 12 años en el gobierno. Prometieron todo y no hicieron nada en Bermejito.
Un lugar paradisíaco por naturaleza dónde Dios hizo todo hermoso (cumplió) y nuestros gobernantes nada, absolutamente, nada.
Villa Río Bermejito, congrega multitudes cada año por sus características naturales pero, de ninguna manera, por el aporte de nuestros gobernantes de turno.

Del cielo al infierno

Por costumbre, por tradición, o, sencillamente, porque se siente a gusto en este placentero lugar, la gente se autoconvoca en Villa Río Bermejito.
Sabe que le van a privar del uso de energía eléctrica. Saben que los baños no van a estar en condiciones higiénicas para ser utilizados. Saben que le van a robar, porque, aquí, la seguridad nunca está garantizada. Pero, la gente no escarmienta. Villa Río Bermejito es una tradición que convoca, año a año, de generación en generación.
Se aguantan todo. Mientras tanto, los gobernantes aprovechan esta situación y no hacen nada de nada para ver feliz a los habitantes así como a los visitantes de Villa Río Bermejito.
Ah ! Encima, la gente de Bermejito sigue votando a los que nos les garantizan el normal servicio de energía eléctrica y del agua potable. Es cosa de no creer. !!