Por Daniel Lencina. Las nuevas medidas económicas y nuestros empobrecidos bolsillos no nos permiten soñar y programar vacaciones en sitios paradisíacos, lejanos y costosos a la vez.

Es más, para muchos ya está descartada la idea de veranear en centros turísticos nacionales, tales, como, por ejemplo: Mar del Plata y Carlos Paz.

Entonces, no les queda otra que apuntar al turismo regional.

Es allí donde surge la idea de visitar Villa Río Bermejito.
Se trata de un lugar agradable y acogedor. Económico, porque la carne vacuna, de cerdo, de chivo y de pescado, cuesta entre un 30 y un 40 por ciento menos que en la ciudad Termal.

Pero, siempre hay un pero.. Varios peros.

Introducirte a las frescas y agradables aguas del apacible Río Bermejito, trae aparejado ciertos riesgos, tales, como, por ejemplo: mordeduras de pirañas y/o palometas, cuando alguien no se ve sorprendido por la inprevista chuza artera de una raya costera.

La estadía en Villa Río Bermejito tendría que ser algo agradable y placentera si no fuera por los imponderables, de esos que nunca faltan.
Cortes imprevistos y prolongados de luz.

Cortes, también imprevistos, de corte en calles y rutas para impedir que la pobre gente cobre el regalito de Navidad y Año Nuevo.
Unos de los principales motivos de los reiterados cortes de ruta está relacionado con las exigencias de algunos lugareños que pretenden ser provilegiados con la energía eléctrica gratis.

Y es comprensible. Hay mucha gente que no está en condiciones de afrontar pagos de facturas de más de de dos mil pesos.

Es todo un tema. Los hermanos aborígenes reclamaban las 150 mil hectáreas para poder, allí, afincarse y trabajar esas tierras productivas en un ambiente en el que -se decía- estaban familiarizados.
Una vez logrado el objetivo, se instalaron en las poblaciones más cercanas y, valiéndose del derecho de ser los legítimos dueños de la tierra, exigieron casas, alimentos y, ahora, también, el suministro de energía eléctrica en forma gratuita.

Indudablemente, estamos en la época en la que las minorías mandan.

El feminismo, los homosexuales, las lesbianas, entre otros/as, han ganado espacios, en forma notable en nuestra sociedad. Al punto de ser, poco menos, intocables en estos tiempos.

Las causas relacionados con la discriminación y la xenofobia, pareciera, tienen prioridad en nuestros juzgados.

Es una lástima, una verdadera pena!

La divina naturaleza nos regaló al Chaco un verdadero paraíso para disfrutarlo plenamente. Pero, nuestros funcionarios piensan más en Cancún, en el Caribe, en Brasil ( para no ir muy lejos) que en nuestro empobrecido pueblo chaqueño, que no está en condiciones de salir de sus fronteras.
Si Bermejito tiene luz eléctrica, agua potable, cortes de rutas, es lo de menos para quienes nos gobiernan desde hace doce años.
Mientras tanto, en freezers los pescados, los pollos y lechones se descomponen como consecuencia de los reiterados y prolongados cortes de luz.

Están advertidos. Si planifican unas vacaciones en Villa Río Bermejito, saben, perfectamente, a lo que se exponen.