Por Daniel Lencina. El mundo de hoy está "in vilo" ante la posibilidad de que se desate una guerra de consecuencias imprevisibles. Sin embargo, son pocos los que saben que, en nuestra provincia, en estos momentos, pueden estar muriendo gente porque nuestros hospitales no están cumpliendo con la función para la que fueron creados.

Ante la inminente (o por lo menos, posible) visita del gobernador de la provincia, Jorge Capitanich, prevista para las próximas horas, vecinos de Villa Río Bermejito solicitaron a Futuro Digital, que hiciéramos público la alarmante situación que atraviesa el nosocomio local, así, como los distintos Puestos Sanitarios de la zona.

Los testimonios recepcionados por Futuro Digital provocan cierto escozor y resulta difícil comprender e interpretar el porqué se llegó a esta situación de tan pronunciado deterioro, desidia y abandono en nuestro sistema de salud. Porque, esto que pasamos a relatar a continuación, ocurre en todos lados. Sólo que Villa Río Bermejito no tiene clínicas, ni consultorios médicos, ni una farmacia que de respuesta a todo tipo de requerimientos.

El hospital, tan sólo un cascarón

En el Hospital de Villa Río Bermejito, para sintetizar: no hay nada de nada. Pero, igual, paso a enumerar: No hay suero, no hay analgésicos (Dipirona), Dexametasona (antiinflamatorio), no hay jeringas ni agujas, no hay oxígeno.
Nos dicen también que en el hospital de Bermejito " solo realizan consultas y les dan recetas para que compren medicamentos e insumos en la farmacia mas cercanas y vuelvan... "

Los pocos profesionales médicos que quedan y resisten, todavía, recomiendan que se dirijan a Castelli, cosa que no todos pueden hacerlo, ya sea porque no pueden afrontar los gastos de pasajes y estadías o, sencillamente, porque se ven impedidos de hacerlos ante los constantes cortes de ruta.

¡Más inconvenientes!

No se puede decir, de ninguna manera, ni mucho menos asegurar, que la ambulancia del hospital de Villa Río Bermejito esté en condiciones de superar una revisión técnica.
(( A propósito: ¿¡ Le exigen Revisión Técnica !? ))

Solamente, por ahora, en la presente nota, nos referimos a los neumáticos que están lisos y desgastados ( Foto)
Se supone que una ambulancia debe marchar de prisa para salvar vidas.
El temor radica que, en el afán de trasladar un paciente de urgencia se produzca un accidente y termine siendo peor el remedio que la enfermedad..!!!

Neumáticos desgastados de la ambulancia de Río Bermejito: Es peor el remedio que la enfermedad ?

 

Abandono total!!

La falta de limpieza, dentro y fuera del establecimiento sanitario, también conspira contra la salud que se pretende. La proliferación de yuyos, malezas y matorrales en las inmediaciones del hospital traen aparejada la proliferación de insectos, alimañas, ofidios y roedores, de las más terribles especies. Y, lo peor es que estamos en la época en donde pulula el vector del tan temido Dengue, en la que el Chaco y la Región se encuentran en estado de alerta.

El Hospital de Villa Río Bermejito taponado de yuyos y malezas.

Los Puestos Sanitarios peor que peor

Si el hospital más importante de la zona está en estas condiciones ( sin colchones, sin insumo y todo lo demás), es de imaginar la situación de los Puestos Sanitarios.

Camas del hospital sin colchones!

Los Puestos Sanitarios de 10 de Mayo, El Colchón y La Pelolé, no están prestando atención - según nos dicen- por falta de profesionales médicos.
Lo cual significa un verdadero drama. ¿¡Qué pasa en casos de urgencia !?
Se encuentran a varios kilómetros de distancia del hospital de Bermejito y, aunque está visto y demostrado, tampoco sirvr de mucho, no deja de ser una esperanza.

 

Sáenz Peña no está mejor...

La Unión de Personal Civil de la Nación ( UPCN ), denunció penalmente la falta de insumos en el Hospital "4 de junio"
Al igual que en Bermejito. Se bloquearon camas. No se reciben más pacientes a la Unidad de Terapia Intensiva, por falta de insumos básicos.
En ginecología "los familiares oxitocina, suero e hilos para que las mujeres puedan ser atendidas en sus partos.
Además, se encontró suspendidas, por falta de insumos, las cirugías generales y de traumatología.
La UPCN, define como "una situación de desamparo, y ante la posibilidad inminente de riesgo de vida de los pacientes se formuló tamaña denuncia.

En síntesis, en el Chaco no hay guerra, ni la habrá, en muchos años, tal vez. Ojalá, nunca
Porque la guerra es sinónimo de muerte y huele a jazmín, de profundo y penetrante aroma.
En nuestra provincia no necesitamos estar en guerra, la política ineficiente de Salud Pública de nuestra provincia ( y no de ahora) se encarga de generar bajas poblacional a través del pésimo funcionamiento de nuestros hospitales y centros de salud que proliferan y se multiplican por doquier y que aportan poco y nada al bienestar del común de la gente.