¿¡ Será por desidia, por desinterés o por indiferencia de los directivos del Club Aprendices Chaqueño para con los socios de la institución !? No se sabe a ciencia cierta. La única verdad es que la pileta de natación, este año, otra vez, no está habilitada.

Este fin de semana me vi en la obligación de salir a caminar a la media mañana. ¡ Mamita querida !
En rigor de verdad, la temperatura no era demasiada elevada, apenas superaba los 30°, lo que -entiendo- no es tanto para el Chaco en plena época estival.

Pero, sucede que Febo, a través de sus flamigeros rayos, irraduaba sus más cálidas emanaciones. Y era demasiado temprano para lanzarme a la búsqueda desenfrenada de una "birra", como dicen los chicos de ahora. O de instalarse en un bodegón y, para hacerla diferente, pedir a lo francés: Garcon une biere, sil vu ple ( faltan algunos detalles que el teclado de mi celular no me posibilita agregar. O tal vez si, pero soy muy elemental en el manejo del aparato ).

La otra cosa que deseaba en mi alocada caminata era estar en una pileta de natación refrescandome un poco.
En mi barrio Reserva Este ( Santa Teresita) hay una, la del Club Aprendices Chaqueños, pero no funciona, lamentablemente.

Desidia de la dirigencia?

No se puede establecer el motivo por el cual, una vez más, los socios del club y los vecinos de las populosas barriadas ( Barrio Obrero, Monseñor de Carlo, entre otras ) se les priva del uso de la piscina en esta época del año en que la columna mercurial toma la escala ascendente y obliga a más de uno a buscar un refugio placentero para contrarrestar los efectos del calor.

¿Hay falta de actitud o de aptitud de parte de la dirigencia? Tal vez ambas cosas.
Tal vez, quienes tienen la responsabilidad de que la institución tenga un funcionamiento integral y normal no están cumpliendo con las obligaciones que le han sido conferidas y confiadas...

Es posible que estén veraneando en algún importante centro turístico sin importarle, en los más mínimo, en los asociados y los simpatizantes de la institución.

Es una verdadera pena

Esta pileta, así como el quincho y tantas cosas más, se hizo con mucho esfuerzo.
Era epicentro de acontecimientos sociales, tales, como, por ejemplo: reuniones, peñas, cumpleaños, casamientos, etc.
Qué pena todo esto haya terminado..!
Y si algo se realiza, ya no es lo mismo.

Me cuentan, y me mandan fotos del estado de abandono en que se encuentra la pileta, en estos momentos.
Secuencias gráficas que compartimos con los lectores de Futuro Digital.

Por Daniel Lencina