Las esperadas y, en contraposición, las tan temidas lluvias de Verano están llegando.

Sáenz Peña aprobó satisfactoriamente la primera y rigurosa prueba: en la mañana del martes 21 de Enero, cayeron más de 100 milímetros. Sin embargo, los canales y las bombas instadas en distintos puntos estratégicos de la ciudad respondieran con notable eficiencia. En pocas horas las aguas escurrieron con asombrosa rapidez.

La ciudad, en general, en estos momentos, presenta un aspecto normal, como si hubieran caído 5 o 10 milímetros, nada más y no más de 100 milímetros como ocurrió este martes.


((( En las inmediaciones del Club Sokol ))

Esto se debe a los trabajos de extrema prevención realizada por la dupla Dudik ( Oscar) - Aguado ( Hugo), el año pasado, y a la continuidad y profundización que le está dando a la iniciativa el flamante Secretario de Servicios Públicos, Pablo Álvarez.

Efectivamente, a la constante tarea de limpieza de canales se le suma, también, la instalación de bombas en distintos puntos de la ciudad.
Y en esto consistió, quizás, el secreto mediante el cual Sáenz Peña soportó el aluvión que sobrevino en pocas horas.

El sistema de bombeo funcionó normalmente en los lugares en habían sido colocados los equipos: En el cuenco de calle 33 y Ruta Nacional N° 95, está instalada la bomba más potente que arroja 15 millones de litros por hora. Pero, en estos momentos funcionan las bombas en el Barrio Ginez Benítez, en la 33 y 2 del Barrio Obrero, en la calle 28 y 47, Barrios Rucci y Puerta del Sol, 14 y 33, Barrio 713 Viviendas y en la calle 68 y Ruta Nacional N° 16.

No desaparece el peligro

En estos momentos, los saenzpeñenses respiramos más tranquilos y relajados. Sin embargo, los distintos pronósticos meteorológicos no son nada alentadores.
Anticipan que van a persistir las mismas condiciones climáticas.
Por eso en el municipio local están en estado de alerta permanente. El intendente municipal, Bruno Cipolini recorre diariamente la ciudad y toma nota de todo lo que considera importante para corregir y mejorar.

Lo impredecible del clima

Pero más allá de todo lo que se haga en materia de prevención, lamentablemente, estamos sujetos a las imprevisibles variantes climáticas cuyos pronósticos son, muchas veces, de características impredecibles.
En estos momentos hay inundaciones en algunas zonas de Brasil que registran decenas de personas muertas. La semana pasada le tocó a Tucumán. Antes a Europa y a los Estados Unidos. En tanto, Canadá registra tormentas de nieve.
Contra la naturaleza, nadie puede, ni siquiera los países del primer mundo. Está visto, está perfectamente probado.
Imploremos el auxilio a nuestro Señor, el Hacedor de todas las cosas, para que nada grave suceda en estos lares.

Por Daniel Lencina