Con la presencia de tres testigos dio inicio en la jornada de hoy el juicio que se le sigue a Hugo Gómez por la muerte del policía Gastón Ojeda.

 

 

En la Cámara Segunda en lo Criminal en sala unipersonal a cargo de la jueza Rosana Glibota dio inicio esta mañana el juicio que se le sigue a Hugo Gómez único imputado y detenido por la muerte del cabo de policía Gastón Ojeda. El hecho ocurrió el año 2018 en la localidad de Napenay.

 

En el primer día de juicio estaba previsto que declaren seis testigos tres de ellos efectivos policiales, el dueño de un comercio donde ocurrió el incidente y los vecinos que realizaron la denuncia que motivó la salida de los efectivos a realizar una recorrida por la localidad.

 

Participaron del desarrollo del juicio familiares de la víctima y los padres y hermanos del imputado.

 

Tras la lectura de la requisitoria de elevación a juicio, el imputado se abstuvo de prestar declaración. La jornada de declaración fue seguida detenidamente por las partes el Fiscal Carlos Rescala, el abogado defensor Miguel Lukach, y el querellante Cesar Collado.

 

“ME QUEDÉ SHOCKEADO”, DIJO EL CHOFER DEL PATRULLERO

 

El primero en declarar fue el chofer del patrullero donde iba el cabo Gastón Ojeda. El cabo primero Mauro Sosa, detalló todo lo ocurrido el día del incidente. Que llegaron a la esquina de una carnicería para identificar a una persona que supuestamente había amenazado a un joven. En ese lugar se encontraron con el imputado, Hugo Gómez quien se molestó por la presencia de los policías e increpó a Ojeda, pero este le aclaró que el problema no era con él, pero luego de unos segundos Gómez volvió a reaccionar y comenzó un forcejeo con el efectivo policial.

Sosa señaló en su declaración que Gómez fue el único que reacciono cuando estaban pidiendo los datos: “No fuimos a molestar, estábamos haciendo nuestro trabajo”.

 

Además, Sosa explicó los detalles del ataque de Gómez a su compañero Gastón Ojeda y cómo trató de ayudarlo cuando ya lo vio ensangrentado. “Subí a la camioneta, le puse la mano en el pecho y manejé con una mano. Me quedé shockeado”, dijo Sosa.

 

Luego, afirmó que manejó directamente a la comisaria para pedir ayuda. “Él me miraba fijo, yo le hablaba, y él dijo unas palabras ‘señor perdóname si alguna vez te fallé y protege a mi hijo’ y llegando a la comisaria de desvaneció”, explicó Sosa quien se quebró al momento de recordar todo lo ocurrido con su compañero de trabajo.

 

 

El segundo testigo fue el dueño de la carnicería que conocía a Gómez, pero en sala de audiencias intentó despegarse del imputado, diciendo que apenas lo conocía y que no trabajaba con él. Sin embargo, enseguida Gómez lo increpó y le dijo que estaba mintiendo. Este testigo no aportó mayores detalles lo ocurrido, a pesar de haber ocurrido casi en la vereda de la carnicería el incidente, el testigo Norberto Sosa se mostró reticente en su declaración, diciendo escuetamente que no vio ni escuchó nada porque “estaba encerrado mirando el partido”.

 

El tercer testigo fue Ramón Montenegro que cumplía funciones en la Comisaria Segunda de Sáenz Peña donde se entregó el imputado.

 

Montenegro fue quien llevó adelante la causa complementaria el día en que el imputado Gómez se presentó en la comisaria segunda de Sáenz Peña. “Se había presentado en la Comisaria señalado que había tenido un incidente en Napenay. Tenía una herida en la cabeza y la ropa con sangre”.

 

Recordó Montenegro que Gómez se presentó en la comisaria con su madre, quien había manifestado en la Comisaria Segunda que “había matado a un policía”.

 

Posteriormente el Fiscal Carlos Rescala pidió que se incorpore por lectura la declaración que había realizado el otro efectivo policial Iván Fernández que no pudo presentarse a declarar debido a que se encuentra internado en Resistencia en una clínica para recuperarse de adicciones.

 

Fernández en su declaración en la Fiscalía, allí Fernández da una versión distinta a lo ocurrido entre Gómez y Ojeda. Fernández mencionó que cuando hablo con Gómez, este le habría dicho que Ojeda le había pegado con una linterna en la cabeza y que eso le había sacado y comenzó una pelea.

 

Dijo también que Gómez en todo momento preguntaba por el estado del policía. El juicio continuará el próximo 06 de febrero a partir de las 8.

Fuente:DiarioChaco