Fue en el marco de los controles habituales de alcoholemia que realiza Padres en la Ruta en forma conjunta con la Policía del Chaco.

 

En un control de fin de semana, Padres en la Ruta junto a la Policía demoraron en Sáenz Peña a un joven que manejaba una moto de gran cilindrado totalmente alcoholizado. Así quedó registrado el alcoholímetro.

Según lo informado, el aparato marcaba “el máximo de alcohol en sangre que puede tener una persona”. “Tenía 12 veces más de los permitido para manejar, en este caso una moto de gran cilindrado”, dijeron los integrantes de Padres en la Ruta.

Los participantes se mostraron “sorprendidos” por el estado en que se encontraba el motociclista: “casi no se podía mantener en pie, ceo que le salvamos la vida al conductor”, destacaron Jorge Derka y Antonio Núñez de Padres en la Ruta.

En control en esta oportunidad se realizó en la zona céntrica en calle 11 y 4 de la ciudad de Sáenz Peña.

Fuente: Diario Chaco