El título parece una irrespetuosidad total y una falta de respeto hacia la investidura que ostenta actualmente el gobernador de la provincia.

Pero si tomamos como referencia sus expresiones y/o declaraciones nos vemos obligados a analizarlas, más, desde el punto de vista psicológico que de lo político.
Porque Capitanich pretende hacer una revolución al que el pueblo -entiendo- no está preparado.
Lo dijo en la localidad de Plaza: "Si los municipios no cobran los impuestos, vamos a cobrarlos nosotros."

Dicho de otra manera: El gobernador quiere alzarse con el "botín" de todos y cada uno de los pueblos empobrecidos de nuestro Chaco.

Encima, pretende que algunas de nuestras localidades resuelvan los problemas que ellos fueron incapaces de resolver en todo este tiempo: Educación, Salud y Seguridad.
Capitanich está loco y loco de atar.
Esto que él pretende es irrealizable.
Pretende transferir a los municipios los problemas que, él, no se siente capacitado de realizar.

No queda en claro si lo de Capitanich es un mero esbozo, un pensamiento en estridente voz alta, o, sencillamente, una mera advertencia a los intendentes para que pongan especial énfasis en la mejora de la recaudación y, de esta manera, no "jorobar" tanto al gobierno provincial para solucionar cuestiones que bien podrían resolverse en casa.

Pero, además, Capitanich quiere que los municipios se hagan cargo de los problemas que los gobiernos justicialistas no pudieron resolver en más de doce años de gestión. Tales, como, por ejemplo, la salud, la educación y la seguridad.

Capitanich es loco o se hace... nomás

Es cuestión de decodificar su mensaje. Capitanich, en medio de la peor crisis que vive el país, exige, en forma coercitiva, que los intendentes adopten medidas enérgicas para cobran impuestos, inclusive a los que no están en condiciones de poder hacerlo, bajo la amenaza de que si no lo hacen, él, el supremo, el superpoderoso, lo va a hacer.

¿¡ Estoy loco yo !? O el loco es él !?

Paralelamente, el gobierno de Capitanich pretende que los municipios se hagan cargo de la salud, la educación y la seguridad de cada una de las localidades de la provincia.
Dicho en otras palabras, Capitanich pretende recaudar los impuestos de todas y cada unas de las localidades de la provincia y, después, enviarles los recursos para que los municipios puedan funcionar con todos los compromisos que demanda su administración y, a la vez, garantizar el normal funcionamiento de la Salud, la Educación y la Seguridad de cada uno de los pueblos...

Nadie habla de esto

El intendente de Sáenz Peña, no habla de esto que bien puede considerarse un avasallamiento a la autonomía municipal.
Bruno Cipolini, no reacciona. No brinda nota. No nos atiende. Calla. Prefiero no hablar. Opta por el silencio.
¡ Raro.. no !?

Le quieren sacar la caja recaudadora. El erario público..! Y él no dice nada.
Raro, muy raro.. ¿no?

En qué brete lo pone el gobernador Capitanich a los intendentes y nadie dice nada. Mansos como el cordero. Jaja

Por Daniel Lencina