(Por Daniel Lencina) - Ya se. Es cuestión de gustos. Pero creo que estos días que Dios nos regala con su inmenso amor y la generosidad que le caracteriza, son, hasta aquí, los mejores del año.

Tendríamos que agradecer, pero, a veces, lamentamos eso. Oí decir "Mirá qué hermoso día para ir al río, al Paso, y tenemos que quedarnos encerrados en nuestra casa".

Y es verdad. Tenemos que quedarnos, solidariamente, en nuestros respectivos hogares.

En esta mañana diáfana, con temperatura agradable, salí a recorrer la ciudad a los efectos de elaborar el presente informe.

Como decía el estimado amigo ( Víctor Heredia) "La jornada es agradable como aquel verano en Viña junto al mar"

Las calles estaban mínimamente transitadas. Los comercios, cerrados.

Una sensación apocalíptica se percibe en el ambiente.

Las fuerzas del órden intentan, exitosamente, evitar el desorden y el caos. Felizmente, están logrando el objetivo. La gente, también, está tomando consciencia de la importancia que significa recluirse en sus respectivos domicilios.

Pero, igual, qué pena: estar encerrados en tan hermosos y radiantes días...! Parece un despropósito!

¿¡ Qué pasará con la gente que, por prescripción médica tienen que caminar !?

Tendría que esforzarme un poco, bastante, para recordar una jornada así. Por ejemplo, aquella quieta tarde cuando Argentina eliminó a Brasil, con gol de Paul Caniggia con un pase magistral de Diego Maradona. Esa tarde las calles estaban igual que ahora. Quietas, vacías, desoladas.

Bien Radio Futuro

En estos días de preocupación y zozobra, Radio Futuro, está cumplido un rol preponderante en la comunidad saenzpeñense. Nuestros colegas, no escatiman esfuerzos ni están sujetos a las manecillas del reloj. Están al servicio de la gente en tan particulares circunstancias, donde informan, al instante, de lo que está sucediendo y entretienen con música de tiempos ido, es cierto, pero, en fin, buena música al fin... ( No estaría mal que se actualicen, muchachos )

Pero, lamentablemente, no podemos decir lo mismo del otro medio, dirigido por don Eduardo ( hermano menor de Humberto Aiquel), a quien en lo personal aprecio y respeto muchísimo, pero, de verdad, no entiendo porqué se empeña en transgredir e imponer sus propias normas.

Tener más dinero que los demás ciudadanos no le da derecho a hacer lo que se le plazca.

Es cierto, tiene a su lado a un buen asesor, el doctor Sergio Amaro Stafuza, hombre realacionado con la masonería y esas cuestiones raras de la vida.

En esto días, estos amigos de la ciudad, creo han equivocado el rumbo. Han perdido el sentido de la orientación. En un momento en que, todos los ciudadanos tendríamos que estar unidos en pos de un objetivo común, ellos salen a confrontar. A cuestionar a Cipolini, valiendose de un par de serviles cobra sueldos, merecenarios en definitiva.

Me ha llegado, vía Facebook, una queja contra Eduardo Aiquel ( asesorado por Sergio Stafuza, esposo de una función judicial) que dice que este empresario se niega a cerrar la canchita de fútbol de la Avenida Papa Francisco. Total tiene un abogado que lo defienda y una funcionaria en el Poder Judicial.