(Por Daniel Lencina) - Radio Futuro tiene un equipo de primera, con Edgard Caric, lo que que hay en radio, Érika Algonso, Andrea Bernardi, toda gente preparada, seriamente, para informar debidamente.

Pero también tiene en sus filas a Gustavo Romero, una persona, a quien le permiten hablar y no mide las consecuencias.

Se cree poco menos que dueño del espacio que generosamente le asigna la empresa. Y lo utiliza de una manera irresponsable.

Repito, no mide las consecuencias, se cree dueño de la verdad. No le importa, en lo más mínimo, dañar el nombre de nuestros vecino.

Utiliza el espacio que tiene para pedir que la audiencia le traiga bizcochos, facturas y torta.

Él no se da cuenta, pero ¡ qué feo queda !

Una radio seria, como Radio Futuro, no tiene una producción que haga canje con una panadería y lo sacie hasta el hartazgo a este famélico locutor !?