(Por Daniel Lencina) - Podemos ser sinceros y mirarnos a la cara, a mínimo, dos metros de distancia, y ponernos colorados por una, única, vez?

Usted, amigo lector: ¿Imaginó, alguna vez, ver y percibir esta realidad que estamos viviendo en estos días ?

Calles vacías, en Sáenz Peña, en Francia y en Madrid. Gente "alocada", desesperada que corre de aquí para allá haciendo compras por temor a un probable desabastecimiento.
En nuestra ciudad, nos toca en suerte, unos días preciosos, diáfanos, espectaculares, con un un sol radiante y una temperatura moderada y agradable que constituye una verdadera tentación para salir a disfrutar en los distintos espacios verdes que nuestra ciudad, generosamente, nos ofrece.

Pero, no. El Complejo Ecológico es una gran opción. El Parque Temático, también. Es la fruta prohibida de la cual no podemos comer. Hay que disfrutar de estos lindos días en casaaaa ! Esa es la consigna de hoy en día..

Hollywood, esta enorme industria de cine y entretenimiento, a través de sus series exitosas de ciencia ficción, difundió producciones relacionadas con ese trágico momento que, alguna vez, el planeta habrá de afrontar: el temido fin del mundo.

Hollywood no acertó con sus innumerables producciones. Pero, por ahí dirán, que Nostradamus y los Simpson lo predijeron.

Creo que nadie pensó en que esto, que estamos viviendo, con temor y suspenso, llegaría.

¿¡Quién podría imaginar, alguna vez, que un enemigo invisible nos aseste un golpe duro y letal tanto en lo físico como en lo económico.

La verdad de todo está en la Santa Biblia. Todo esto que estamos comenzando a pasar, ya fueron predichos por nuestros profetas.

Lucas 21: 25 al 27 refiere a la angustia de la gente, justamente, en este tiempo. Pero, habla, también del horror que sentirán por el bramido del mar.
Tsunamis?

Puede ser. Esto y mucho más.

¿¡ No creen ustedes, amigos lectores que tenemos que tratar de ser mejores. Un poco más buenos con el prójimo. Ser mejores vecinos. Más solidarios. Mejores amigos y ciudadanos. 

En definitiva, no creen que es hora de buscar a Dios, el único que puede librarnos de la calamidad que sobreviene, irremediablemente, sobre la humanidad.

Cosas raras de la vida: el Dengue le gana al COVID-19

Recuerdo aquellos años locos de la década del 70, cuando aguardabamos los nuevos hit musicales procedentes de Europa, San Remo y tantos otros lugares. Nuestro amigo, el gran cantor, Elio Roca, recibió un hermoso regalito de, alguna vez, de la mano de Cacho Fontana ( locutor tremendo) que bajando del barco se la entregó, nada más y nada menos que la canción El arca de Noé, que terminó catapulcandole a la fama a la figura más emblemática que, hoy por hoy, tenemos, con orgullo, los saenzpeñenses.

La información tardaba mucho en llegar, pero, hoy que la tecnología nos permite disponer de la información al instante, uno advierte, presume, sospecha que hay cosas que nos están ocultando.

China, en menos de diez días construyó un hospital sabiendo lo que se venía.

En el país, en el Chaco y en Sáenz Peña van a construir nuevos hospitales. Los hoteles están clausurados para estar a disposición de posibles pacientes que, de un momento a otro, habrán de llegar.

Hay cosas que nuestras autoridades saben y nosotros no.

Así transcurre la vida, en medio del temor y la incertidumbre. Hoyves 24 marzo, creo. Cumpleaños de mi estimada sobrina Débora Adriana, a quien no pude visitar y saludar personalmente, porque eso está prohibido. Pero no hay mal que por bien no venga: me salvé del regalo.

Es también el momento de conmemorar un momento trágico de la historia: el terrible golpe militar. Nadie pudo salir a las calles y a las plazas, sencillamente, porque tenemos quedarnos en nuestros hogares.

Esto no es el fin del mundo, pero se parece bastante. Qué quieren que les diga. Empezamos perdiendo la libertad. Les parece poco...!?