(Por Nallip A. Salomón) - El 24 de marzo de 2020, en plena cuarentena decretada por el Presidente, con más de 380 infectados y 6 muertos en el país, y 37 infectados y 2 muertos en el Chaco, el Gobernador Capitanich hizo un acto público para recordar el "golpe de estado" de hace 44 años.

A pesar que no estoy de acuerdo en algunos temas con el Presidente (aborto, por ejemplo), respeto profundamente su persona, y apoyo su inteligencia y valentía para tomar las decisiones de los últimos días, que no debieron ser fáciles.

A la luz de la realidad, percibo que el Presidente tomó esas difíciles decisiones con un solo objetivo: Defender el interés del Pueblo por sobre cualquier cosa, y lo aplaudo por eso.

Se ganó el respeto del pueblo, y por eso el pueblo sigue sus instrucciones en su inmensa mayoría, y nos quedamos en nuestras casas. No sólo por el temor al virus, sino porque creemos que tenemos un Presidente calificado para conducir esta crisis, y sacarnos de ella.

En nuestra querida provincia del Chaco el gobernador, a contramano de las instrucciones presidenciales, del interés del pueblo, y del sentido común, prefirió "quedar bien" con un grupúsculo de la izquierda falsa, y violando la cuarentena, hizo el único acto público en todo el país, por el 24 de marzo.

Digo izquierda falsa, porque con la verdadera uno puede estar de acuerdo o no, pero estos falsos me hacen recordar el dicho de Perón: "tocan el violín con la izquierda, pero agarran con la derecha".

Estos falsos, viven de la mentira y el relato, y pregonan el rencor y el odio, atacando de manera fundamentalista a los que no nos atrevemos a pensar como ellos.

Les aviso que con el relato no se combate al virus. Se lo combate con agua y jabón, y quedándose en casa.

Como estaba escrito en el anillo del rey Salomón: "Esto también pasará".

Este virus pasará, y con él, lamentablemente se llevará preciosas vidas (roguemos a Dios que sean las menos posibles), pero también se llevará la carrera política de los que no supieron interpretar la señal de los tiempos.

Por favor quédense en casa.

Fuente: Facebook