(Por Daniel Lencina) - En estos días se habla del, por ahora, intento fallido de la expropiación de la firma Vicentín. Y, se dice, que si la iniciativa prospera, vendrán por más, por otras empresas.

Sin ir muy lejos, el actual gobernador Jorge Capitanich, en su primer mandato, expropió el Frigorífico Las Termas y miren como quedó..!!

¿Para eso lo querían ? ¡Para que quede, así, en la nada ! En un estado deplorable y de abandono total..!!!

Estas son las cosas que hace Capitanich. Tiene buenas iniciativas y, acaso, muy buenas intenciones, que muy pocas veces le salen bien.

¿¡Porqué será!?

El tan promocionado Acueducto Centro Chaqueño que se inauguró cien veces y la obra nunca se concretó.

Calles y rutas inauguradas que no tardaron mucho en deteriorarse. El Centro de Convenciones, de la Ferichaco, se desplomó, así como el muro de la Penitenciaría.

En fin, a Coqui no le acompaña la buena suerte, últimamente.

Coqui, Midas no es..

Según la mitología griega, Midas fue un rey, que tenía habilidades de convertir en oro todo lo que tocara. Estas facultades no posee nuestro gobernador. Por el contrario, está más cerca de parecerse a Atila: "Donde pisa mi caballo no crecen hierbas"

Nada le sale bien a este hombre. Todo lo que hace le sale mal. Re mal. Récord de infectados y muertos en el país por el coronavirus, en proporción del número de habitantes. Y todo es así...

Volviendo al tema de la expropiación del Frigorífico Las Termas, las fotografías son testimonios elocuentes. Coqui no pega una. Todo le sale mal. Muy mal

Expropiación no es salvación

En Abril de 2010, el gobernador Jorge Capitanich impulsó una ley tendiente a expropiar las instalaciones del Frigorífico Las Termas y un predio de doce hectáreas pertenecientes a los mismos dueños.

Con la anuencia de los legisladores, Capitanich consiguió contar con las facilidades para intervenir el Frigorífico Las Termas y, de esta manera, garantizar su continuidad y preservar la fuente de trabajo.

Nuestros diputados le dieron a Capitanich las herramientas que necesitaban. Primero, la Ley 6546 y 6710 ( 1824 A). Después, la generosidad y la buena predisposición de nuestros legisladores, posibilitó una prórroga al gobernador Capitanich que, evidentemente, no pudo cumplir con el compromiso asumido. Por eso nuestros buenos legisladores le concedieron una nueva prórroga a través de la Ley 7497. Y, así, generosamente, y a manos llenas, nuestros buenos diputados, ayudaron a Coqui Capitanich a salvar al

Frigorífico Las Termas y preservar la mano de obra.

Los ex empleados del frigorífico son empleados del estado provincial. Dicho en otras palabras, la hazaña de Capitanich la terminamos pagando los chaqueños.

Y hay que ver: ¿¡Cómo se encuentra, en estos momentos, el frigorífico que Capitanich intentó expropiar para salvar. Esta es otra de las tantas fantasías e invaginación que nos vende el Coqui. Y la gente le cree y lo vota...

Érase una vez un frigorífico ejemplar