El lunes, al caer la noche, dos jóvenes apuñalaron a una trabajadora del municipio de Roque Sáenz Peña en el barrio 104 Viviendas. Estaba barriendo la calle cuando encontró la muerte. No es el primer asesinato en la segunda localidad más populosa del Chaco en medio de la eterna cuarentena.

 

Según estadísticas oficiales, sólo 60 policías custodian la bella ciudad termal, habitada por 120 mil personas. O sea, en Sáenz Peña hay un policía cada 2000 personas. No dan a vasto. Las autoridades del municipio han intentado dialogar con el gobernador Jorge Milton Capitanich para expresarles su preocupación pero Coqui estaría en otras cuestiones.

Los medios locales se saturaron de noticias sobre robos en Resistencia, capital chaqueña. Allí el panorama es similar a Sáenz Peña. La zona sur de la ciudad es el epicentro del conflicto. «El narcomenudeo aumentó a pesar de la cuarentena» explica un comisario retirado que conoce las calles picantes de Resistencia. «Hay robos todos los días, cada vez más violentos, nadie sabe si regresará a su casa» explica a PeriodismoyPunto.

En el entorno del intendente de Sáenz Peña, Bruno Cipolini, la preocupación por la inseguridad está al tope del día. Es tal la ola de robos y delitos violentos que la cuarentena eterna pasó a un segundo plano.

Fuente: Periodismo y Punto