Gran conmoción causó la aparición de un ejemplar de Aguará Guazú en inmediaciones al Shopping Sarmiento, a comienzos de octubre, en Resistencia. El mismo fue rescatado con la expectativa de ser reintroducido a la naturaleza. Pero antes deberá enfrentar una cirugía, porque si no se hiciera "estaría comprometida su vida en el corto plazo", destacó el Coordinador de Rescate de Animales Silvestres, Sebastián Robledo.

 

Los últimos datos aportadas por el titular del organismo que depende de la Subsecretaría de Ambiente y biodiversidad, indican que este viernes 23 de octubre el Aguará Guazú será operado en el Centro Ecológico de la ciudad de Sáenz Peña.

 

El cánido salvaje apareció deshidratado y desorientado, tras importantes quemazones de pastizales en inmediaciones al mencionado shopping, el cual, a su vez, se encuentra en cercanías al Río Negro, en uno de los principales accesos de la ciudad. Las redes sociales estallaron el 2 de octubre con miles de posteos, comentarios y hasta un poema que caló hondo por su sensibilidad, tan pronto apareció su foto junto al cajero automático que se encuentra en sus instalaciones.

 

Pero lo más novedoso de todo es que "en lo que va de octubre logramos rescatar dos Aguara Guazú más, aparte del que rescatamos en el shopping", destacó Robledo. 

 

Desde esa ciudad indicaron que el animal está bien, recuperándose "del estrés que le produjo la situación traumática previa al momento del rescate". El hecho es que ya la primera ecografía realizada poco después de su captura reveló que el Aguará Guazú tiene un parásito en las vías urinarias, "que es muy común en ellos", explicó el veterinario interviniente.

 

A partir del resultado de un segundo estudio realizado en el Centro Ecológico de la Ciudad Termal, una junta médica integrada por veterinarios de los organismos intervinientes de la jurisdicción municipal y provincial determinó que es necesaria una intervención quirúrgica para extraer el parásito, "porque puede poner en riesgo su vida a corto plazo. Lo bueno es que se trata de un animal juvenil de año y medio, que tiene 29 kilos", detalló Sebastián Robledo.

 

"Después deberá tener un período de recuperación de post operatorio, en el que deberemos ver su evolución hasta que le llegue el momento de volver a la naturaleza, que es el objetivo trazado, con este y todos los animales recuperados. Después habrá que determinar el lugar para la suelta, que no es tarea fácil, porque debe ser en un ambiente donde no haya presión de caza y donde pueda encontrar alimento y agua", precisó el rescatista.  

 

Párrafo aparte merece el análisis de la repercusión que tuvo en la ciudadanía la presencia del Aguará Guazú en el shopping, que sin querer tuvo un alto grado de exposición mediática en la prensa y las redes sociales.

 

"Es un animal tímido, acostumbrado a vivir en el monte, de seguro tanto asedio de cámaras y curiosos fue una experiencia traumática y abrumadora, sin dudas estresante", explicaron desde el área. 

 

A su vez, aclararon que "también fue una experiencia interesante porque su situación de vulnerabilidad e indefensión sirvió para sensibilizar a la gente de Resistencia y despertar conciencia en favor de la conservación de sus animales". 

 

Señalaron, en ese marco, el técnico que trabaja articuladamente con la Brigada Operativa Ambiental (BOA) precisó que "ese fin de semana tuvimos 35 llamados telefónicos al 105 para rescate de fauna en toda la Provincia. 

En respuesta a algunas críticas, también explicó Robledo que la maniobra de sujeción del animal durante el operativo de rescate obedeció a un protocolo indicado para estos casos. "Fue tomado por el lomo, desde el pelaje, -aunque parezca desaprensivo- porque minimiza de esa manera posibles daños en caso de fracturas y evita que se le dé vuelta el estómago, si estuviera con alguna intoxicación, algo que no sucedería si fuera tomado debajo de las patas", concluyó.

 

UN ANIMAL CON MALA PRENSA

 

El aguará guazú o zorro grande en guaraní, es un cánido autóctono de las espesuras y pastizales del Chaco de la Argentina y Paraguay, así como la cuenca de los ríos Paraguay y Paraná, en Sudamérica. Tiene un aspecto similar al de un perro de patas largas. Su pelaje tiene un color rojizo que se aclara cerca del vientre y a lo largo del lomo tiene una raya negra, que se proyecta hasta el hocico y las patas. Las largas extremidades le permiten ser un veloz corredor y un muy buen saltador, bien adaptado a terrenos abiertos e inundados donde habita. Se estima que puede vivir entre doce y quince años.

 

Es un animal solitario, tímido y desconfiado, que suele cazar al anochecer y durante la noche. Se alimenta por lo general con pequeños mamíferos y aves, además de vegetales. Para ello captura ranas, lagartos, víboras, cuises, armadillos o insectos. También persigue aves, devora sus huevos y come distintos frutos y raíces.

 

El avance de la frontera agrícola, el desmonte, la sequía y los incendios de pastizales lo fueron acorralando. Carga con el estigma de ser objeto de creencias erróneas y supersticiones que lo ligaron a la leyenda del "lobizón", un mítico hombre que se transforma en lobo, en las noches de luna llena.

 

UNA LEY PARA LA PROTECCIÓN ANIMAL

 

Por último cabe destacar que la Ley N° 4306, de 1996 de la Provincia del Chaco, declara "Monumento Natural Provincial" al Aguará Guazú (Chrysocyon brachyurus) entre otras especies amenazadas o consideradas en peligro de extinción como: el Yaguareté, Oso Hormiguero, Tatú Carreta, Chancho Quimilero, Gato Onza y Ciervo de los Pantanos.

 

Esta declaración implica la veda total y permanente para la caza en todo el territorio de la Provincia del Chaco. Quedando expresamente prohibida la captura por cualquier medio, el acosamiento, persecución, tenencia, traslado y comercialización de las especies declaradas "Monumentos Naturales", vivas o muertas.

 

El artículo cuarto indica que el decomiso de las especies vivas que se realice en virtud de la aplicación de esta ley será devuelto en plena libertad a su medio natural, previo periodo de readaptación y conforme a los procedimientos que establezca la Subsecretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente.